12 de julio de 2017

Vegana en el Camino -1- (O Cabreiro/Triacastela, 21,7 km.)


Es la segunda vez que hago la parte gallega del Camino de Santiago, la anterior fue el Camino Portugués desde Tuy, y ahora le toca al Camino Francés, aunque es la primera que lo hago sola y siendo vegana. 


  

Ningún problema con el tema de la comida, pero, por si acaso, compré un complejo proteico y unas barritas energéticas para veganos. El batido me lo tomaba cada mañana y la barrita a media jornada acompañada de una pieza de fruta y un agua mineral.


No fui a albergues públicos, quise tomarmelo con tranquilidad y sin prisas, y este tipo de albergue se llena según van llegando los peregrinos, así que todo el mundo empieza a caminar muy temprano, incluso antes de hacerse de día para asegurarse un sitio en el albergue. Reservé habitación en cada uno de los pueblos que son final de etapa, así llegara cuando llegara, siempre me esperaba una habitación y un baño.

---o0o---




Fuente del plano: EROSKI CONSUMER





Empiezo la etapa en el alto de O Cebreiro en dirección a Hospital de la Condesa.


En la primera parte, el Camino se cruza varias veces con la carretera general y hay muchas zonas de bosque autóctono (robles y castaños). 


El primer alto que se alcanza es el de San Roque, donde se encuentra la escultura en bronce de un peregrino que camina contra el viento hacia Santiago.


Sigo caminando y ascendiendo entre árboles la mayor parte de las veces, lo que se agradece, con el calor que hace.

Al pasar un pueblecito llamado Padornelo, empieza lo que para mí fue lo peor de lo peor de todo el recorrido hasta Santiago, una terrible y empinadisima cuesta, menos mal que era corta. Al llegar arriba, más muerta que viva, justo al terminar, se encuentra la terraza de un bar, donde me dejo caer en una silla como si no hubiera mañana. Llego entonces al Alto do Poio, la altura máxima del Camino Francés en Galicia.



El sendero va paralelo a la carretera nacional, las vistas son espectaculares. Ya se nota que voy descendiendo. 



Al llegar a Fonfria, el descenso se hace más acusado, paso por diversos pueblecitos. 


Iglesia parroquial de San Xoan de Fonfría


Iglesia parroquial de San Xoan de Fonfría



En Pasantes, hay una casa venden frutas del bosque, frambuesas y moras de producción propia.


 En Ramil, un castaño centenario sorprende al borde del camino.


Llego a Triacastela, final de mi primera etapa, a las 14,30 h., dejo las cosas en la habitación y tras tomar una ducha salgo a comer... y ... sorpresa!!! 


A escasos 100m. hay un bar/restaurante que tienen menú vegetariano, me encantó la comida y me encantó la amabilidad con que me trataron. 
Bar/restaurante Esther => (AQUI)   

El menú consistió en:


1.- Ensalada Mixta.



2.- Hamburguesas de Zanahoria con Patatas Fritas.

3.- Postre a elegir (en mi caso fue un plátano en su punto de madurez)

4.- Bebida (vino o agua) y pan.



Que ver en Triacastela:


La Iglesia de Santiago, románica y restaurada en el s.XVIII


La Casa da Ponte, antiguamente fue herrería y queda al salir de Triacastela, al lado de la carretera, siguiendo el camino de Santiago por San Xil
La Casa Pedreira, que fue antiguo hospital, aunque hoy está parcialmente (mal) restaurada como casa particular. De ese hospital ya se hablaba en tiempos de Alfonso IX.


El Monumento al Peregrino, está en una plaza al final de la calle principal de Triacastela, al lado del Ayuntamiento, de un albergue y un antiguo lavadero público, hay que pasar por ahí, si, como en mi caso, decides hacer la siguiente etapa pasando por el monasterio de Samos, son unos cuantos kilometros más que por San Xil, pero vale la pena

Buen Camino.




No hay comentarios:

Publicar un comentario