19 de octubre de 2014

Risotto de Calabaza con Berenjena Asada


En primer lugar decir que las mejores variedades de arroz para hacer el risotto son las que tienen altos porcentajes de amilasa que actúa como aglutinante y que le da gran cremosidad. Tenemos: la arborio, la baldo, la violane, la nano y la carnoli.

Estuve mirando diversas marcas de arroz en el súper y en la mayoría de ellas no informaban del tipo de arroz que contenían los paquetes. 

Lo único que hay que tener en cuenta si deseáis tener éxito y no quereis complicarnos a la hora de comprar el arroz, es utilizar cualquiera de grano redondo, pero nunca de grano largo ni vaporizado.


Otro truco para que el risotto nos salga cremoso es ir añadiendo el líquido poco a poco  a medida que el arroz lo va absorbiendo, remover muy a menudo ( al contrario de cuando hacemos paella que sólo lo hacemos al principio) y que la cocción se haga a fuego lento.

Los italianos, rizando el rizo, cuando quieren conseguir una textura aún más cremosa, añaden un vasito de nata líquida al final de la cocción, es el risotto mantecato.


INGREDIENTES:

500 gr. de calabaza (ya pelada y sin semillas)
3/4 de litro de Caldo de Verduras
1 cebolla
200 gr. de Arroz Arborio ( o el que tengas que no sea de grano largo)
Zumo de una Naranja
Zumo de medio limón
1-2 Berenjenas
Sal y Pimienta
Aceite de Oliva
Salsa de Soja
1 cucharada de Mostaza

OPCIONAL: 1 pieza de cayena


PREPARACIÓN:


1.- Pon a calentar en una olla el caldo de verduras y la mostaza.

2.- Corta la calabaza en dados pequeños-medianos y pica finamente la cebolla.


3.- Echa un chorro de aceite en una sartén y sofríe la cebolla. Cuando esté transparente, agrega el arroz, remueve y rehógalo hasta que esté también ligeramente transparente. Si quieres que tenga un punto picante, echa la cayena. Tienes dos opciones, o la picas finita (una o dos cayeras) o si te gusta que no pique mucho, echála entera y retírala al final de la cocción.


4.- Añade la calabaza y el zumo de naranja y un chorro del caldo de verduras. Salpimenta. Remueve a menudo y según veas que se va absorbiendo el líquido, vas echando más caldo.


5.- Lava y corta en rodajas la/las berenjenas. Ponlas en una bandeja de horno, rocíalas con aceite de oliva y ásalas con la temperatura alta (200ºC) y el fuego por arriba y abajo. Cuando casi están rocíalas con el zumo de limón y la salsa de soja.



Y ya está todo listo, sólo falta emplatar el risotto y acompañarlo de la berenjena asada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario