19 de noviembre de 2013

Almíbar para empapar tartas y bizcochos



El almíbar se usa para calar tartas y bizcochos y que no resulten secos. Se puede aplicar con un pulverizador o con un pincel o brocha de silicona
Se obtiene cociendo la misma cantidad de agua que de azúcar y si queremos darle sabor, añadiremos esencias, zumos, licores o incluso café…

Necesitas:

100 ml. de Agua
100 gr. de Azúcar

Preparación:

Pon el agua y el azúcar en un cazo, cuando hierva, baja el fuego y deja que se haga por espacio de cinco minutos

Una vez que lo retiras del fuego es el momento de añadir el licor deseado: coñac, ron, en este caso lleva un poquito de Kirsch, amaretto… Si el pastel es para niños, el licor se echa junto con el resto de los ingredientes, para que se consuma el alcohol con la cocción y sólo quede el sabor.

También puedes echar una piel de naranja o de limón al principio de todo (cuando el agua está aún fría), una vaina de vainilla abierta (o unas gotas de esencia), un palito de canela, unas hojas de menta fresca… Puedes sustituir el agua por café ya preparado o echarle unas cucharadas de café soluble… aquí es el momento de usar la imaginación para experimentar y crear nuevos sabores.

Se aplica sobre el bizcocho cuando está tibio o mejor aún frío, nunca caliente. Si sobra, lo metes en un frasco hermético y se conserva dentro del frigorífico hasta dos semanas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario